Gabriel García Márquez, a un año de su muerte | Globbos

Gabriel García Márquez, a un año de su muerte


Un año ha pasado desde que el escritor Gabriel García Márquez abandonara este mundo y dejará tras de si un legado literario enorme, que si bien tiene muchos detractores, también tiene muchos defensores y aficionados a su literatura con su realismo mágico.

Gabriel García Márquez cumple un año de su muerte y el mundo lo celebra

Monumentos se han levantado en su honor, homenajes y aplausos. Han pasad ya los pasos latentes de los meses que cumplen un año tras la muerte de este gran escritor, y muchos han sido los que aprovechan esta fecha para retomar sus lecturas o, empezar algunas nuevas.

Agencias. CIUDAD DE MEXICO, México, 16 Abr. 2015.- A un año de la muerte de Gabriel García Márquez la literatura sigue rindiéndole tributo con libros que recogen sus distintas facetas como escritor y periodista, desde su época formativa, hasta el “boom” que disparó su Premio Nobel de Literatura en 1982.

Las librerías más importantes del mundo mantienen sus obras en sus estantes, así como los títulos que han ido apareciendo desde el fallecimiento del hijo predilecto de Aracataca, Colombia, del 17 de abril de 2014 en la Ciudad de México.

Penguin Random House ofrece desde su libro de discursos hasta aquellos escritos más recientemente como el del periodista colombiano Darío Arizmendi “Gabo no contado”, el de su traductora al japonés, la poeta Sakoto Tamura “Por los caminos de Cien años de soledad” y el de Beatriz Parga “La maestra y el Nobel”.

El primero es un retrato íntimo narrado desde el círculo más cercano del autor, que da cuenta del Gabo crítico pero también del parrandero, desde la óptica periodística pero también desde la del amigo.

El segundo material lo escribe su traductora y se trata de un recorrido emocionante por los sitios que sirvieron como base creativa para la novela más celebrada de Gabriel García Márquez.

Según la casa editora, está aderezado con anécdotas deliciosas de la vida del Nobel colombiano, con entrevistas a sus parientes y amigos cercanos; con pasajes memorables de su infancia y de su adolescencia, entretejiendo literatura y realidad para entregarnos un homenaje a la vez ágil, sagaz y conmovedor de su traductora.

El tercer material, de Parga, rescata anécdotas de la temprana infancia de Gabo, cuando a los cinco años, de la mano de su abuela y de la maestra Rosa Fergusson aprendió a leer y se le abrieron las puertas de la Literatura.

Otros materiales disponibles son su biografía “Gabriel García Márquez. Una vida”, de Gerald Martin; “Yo no vengo a decir un discurso”, compilación de discursos célebres del Nobel latinoamericano; y otro acercamiento biográfico, éste de Silvana Paternostro, en “Soledad en compañía”.

Gabriel José García Márquez nació el 6 de marzo de 1927 en Aracataca, Colombia, donde se ha dicho “renace una y mil veces bajo el nombre de Macondo gracias a la extraordinaria capacidad fabuladora de su creador”.

El escritor creció a la sombra de sus abuelos, quienes influyeron en su futuro literario con sus historias, fábulas y leyendas, creando un mundo que lo formó y en el que acaso siempre vivió.

Su primer acercamiento con las letras lo tuvo al encontrar un libro viejo y maltrecho de “Las mil y una noches”, comenzando así una intensa y prolífica relación con la literatura, que pareció abandonar en 2004, cuando publicó el libro “Memorias de mis putas tristes”, y cuando él mismo dijo que ya no escribía porque, al parecer, ya no se concentraba lo suficiente.

Según sus biógrafos, sus primeros estudios los hizo en el Colegio Montessori de Aracataca; también fue interno del Colegio San José de Barranquilla y del Liceo Nacional de Zipaquirá, época en la que comenzó a escribir sonetos y poemas.

Luego estudió Derecho, pero la publicación de algunos de sus cuentos en diarios colombianos lo llevaron a decidirse por el periodismo, primero, y por la literatura, después, actividades que le valieron grandes reconocimientos y una presencia universal en las letras de habla hispana.

Hacia 1955, García Márquez fue corresponsal del diario “El espectador”; luego estaría en Ginebra, París, Roma, Checoslovaquia, Polonia, Rusia y Ucrania, al tiempo que escribía “El coronel no tiene quien le escriba”.

De acuerdo con una biografía publicada por la BBC en ocasión de alguno de sus aniversarios, tras su paso por Europa, García Márquez radicó un tiempo en Caracas, Venezuela; se casó con su novia Mercedes Barcha y en Bogotá contribuyó en la formación de la agencia cubana Prensa Latina.

También vivió en Nueva York, Estados Unidos, y, finalmente, en México, país que lo acogió como suyo, al que Gabo adoptó como su segunda patria y donde escribió “Cien años de soledad” en 1967, considerada su obra maestra, pasaporte al Nobel y a la universalidad.

García Márquez también expresó su gusto por el cine, como guionista o adaptador del texto literario de varias películas, entre las más recordadas figuran “El gallo de oro” (1963-64), basado en el cuento homónimo de Juan Rulfo (1918-1986).

Este trabajo lo realizó al lado de Carlos Fuentes (1928-2012) y gracias al cual entabló una estrecha amistad con el autor de “La región más transparente”.

Su consagración como escritor se dio con la publicación de “Cien años de soledad”, una de las novelas más importantes de la literatura universal del siglo XX, la más leída y admirada de su colección.

A partir de su lanzamiento, Gabo, como es conocido por sus colegas, ejerció una gran influencia en la literatura de habla hispana.

Para la década de los años 70, García Márquez publicó diversas obras también celebradas, como el libro de cuentos “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada” de 1972 y la novela “El otoño del patriarca” en 1975 que aborda el tema de la dictadura.

Posteriormente, se dieron a conocer “Crónica de una muerte anunciada” en 1981, “El amor en los tiempos del cólera” de 1985, la crónica política “La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile” de 1986 y “El general en su laberinto” de 1989.

La calidad de sus libros y su memorable trayectoria le valieron reconocimientos como el Premio Nacional de Literatura en Colombia, en 1965; el Internacional de Novela Rómulo Gallegos de 1972 y, desde luego, el Nobel de Literatura en 1982.

En 1994 creó la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) que hoy preside Jaime Abello, en la cual llegó a ofrecer talleres de periodismo como en su momento lo hizo con los de cine en La Habana.

García Márquez pasó los últimos años aquejado por cáncer de pulmón y leucemia. Acabó sus días el 17 de abril de 2014, en la capital mexicana, donde se le han rendido infinidad de homenajes y tributos literarios.

Un saludo al Gabo, donde quiera que se encuentre, seguramente estará lleno de felicidad escribiendo sus próximas novelas, celestiales intentos por transmitir un conocimiento universal para el infinito.

- Publicidad -

Posts Relacionados


Autor: El Becario Usuario de nuestro equipo de redactores y aprendices que con esfuerzo y viveza aprenden el oficio de la redacción en un periódico digital... Los Becarios son los Indiana Jones de Globbos...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Globbos tiene las siguientes Políticas de Privacidad y pertenece a la red Blogurbania Blogs. Validado para XHTML 1.0 Transitional | CSS 3