Wikipedia te da la opción de crear libros | Globbos

Wikipedia te da la opción de crear libros


Wikipedia apareció en línea en Enero de 2001, esta página se ha convertido en una herramienta indispensable para muchos usuarios que buscan información acerca de un tema.

Esta página tiene la opción de que los usuarios pueden agregar, quitar o mejorar el escrito, o sea es un proyecto colaborativo. La enciclopedia libre permite que los usuarios colaboren para ampliar información, complementarla y sobre todo agregar la información más útil para el lector.

libro impreso de wikipedia

El sistema Wiki nos da la oportunidad de crear un libro con sólo dar clic en la opción añadir esta página, de bajo el menú de crear un libro. Con esta opción podemos agregar las páginas que aparecerán en nuestro nuevo libro.

Cuando terminemos de recopilar toda la información, damos clic en la opción mostrar libro y entraremos a la página donde personalizamos nuestro libro con el título, subtitulo y organización de las páginas.

La versión impresa o PDF que hagas de tu libro Wiki queda muy bien, así que es una buena opción si decides hacer la recopilación de la información de tu interés. Este sitio también tiene la opción de dar a compartir tu libro en la opción Wikipedia: Libros.

Cada día aumentan las posibilidades para crear algo via Internet, y la colaboración con otros usuarios para ampliar información me parece algo de mucha utilidad además que es un servicio comunitario que nos beneficia a todos.

Fuente: spamloco.net

- Publicidad -

Posts Relacionados


Autor: Gaby MC Mi nombre es Gabriela Monreal, soy licenciada en Ciencias de la Comunicacion y espero que te entretengas y te informes aquí en Globbos.com

2 Comentarios Wikipedia te da la opción de crear libros

  1. La Confesion de un Narco

    La obra narra la historia de dos hermanos que son abandonados por sus padres e ingresan desde muy jóvenes al mundo de la delincuencia,
    el poco a poco se va convirtiendo en un gran capo del narcotráfico y el para-militarismo en Colombia.
    Su hermana va escalando peldaños en el mundo de la prostitucion hasta llegar a montar su propio prostíbulo en un municipio cercano a la ciudad de Medellín.
    En la historia se utiliza el dialecto malevo y lunfardo que es conocido
    en el bajo mundo de la delincuencia.
    Los casos que relatan sus protagonistas son de la vida real y ocurren en las diferentes ciudades de Colombia, como también en las grandes ciudades del mundo.
    Muchos niños son abandonados diariamente por sus padres y para sobrevivir tienen que acudir a mendigar en las calles, vender drogas, prostituirse y terminar en las bandas delincuenciales porque esa es la única opción que encuentran para subsistir, pero también son inducidos porque el medio no les da otras alternativas.

    El autor.

    – Doctor, cómo es de dura la vida pa las personas que nunca tuvimos a los cuchos (padres) a nuestro lado, pa’ que nos condujeran por el buen camino de la vida y lo único que hemos encontrado son los grupos al margen de la ley, que nos han facilitado los medios pa’ sobrevivir y no morirnos de hambre. Yo no entiendo por qué los niños de Colombia sufren tanto y les violan todos sus derechos, mientras el gobierno es muy poco lo que hace por el bienestar de ellos, o si no, mire dotor la cantidad de niñas menores de edad que están ejerciendo la prostitución o mejor dicho se han convertido en putas porque no encuentran otras opciones de vida y repiten las historias de vida de sus padres, porque viven en una profunda soledad y en un abandono, parece que no existieran para la sociedad.

    – Tú tienes razón, Ferney, cuando me hablas de la situación que les ha tocado vivir a muchos niños y te entiendo porque debe ser muy duro convivir en los grupos que están al margen de la ley, porque los procesos personales y sociales que se desarrollan durante la adolescencia, tales como la definición de la personalidad, el logro de la autonomía, la adquisición de mayores responsabilidades y una rebeldía connatural ante el medio social y familiar en el que se desenvuelven, se enervan una vez ustedes acceden a pertenecer a los grupos armados que están al margen de la ley.

    Dotor, en Colombia hay muchas niñas y niños, entre los ocho y catorce años, que han ingresado a estos grupos armados. A mí me tocó verlos con mis propios ojos.
    Ferney, las edades de los doce y los dieciocho años definen los procesos importantes en el desarrollo integral y la estructura de la personalidad de todos los niños, niñas y adolescentes. Al ingresar a las filas de estos grupos armados que participan en el conflicto interno, se ven obstaculizados los procesos escolares, de capacitación laboral y de recreación, los cuales son reemplazados por el entrenamiento militar, el adoctrinamiento político, la delimitación de espacios casi siempre marcados por la clandestinidad y por el mundo adulto.
    – Vea dotor, yo viví desde muy joven lo que uste me está contando, porqué la única alternativa que encontré pa’ sobrevivir fueron los grupos delincuenciales que están al margen de la ley.
    – Hombre Ferney dentro de todo esto aparecen procesos que se orientan de conformidad con la vida insurgente, tales como la definición de proyectos de la vida al margen de la ley, relaciones afectivas y elección de la pareja dentro del grupo y la independencia de la familia, en muchos casos el abandono total, como te ocurrió a ti con tu familia, dadas las condiciones de inseguridad que dificultan acercarse nuevamente a ella. Muchas de las vinculaciones de los menores a estos grupos armados se hacen a través de muchos engaños, y para mí eso es una violación a los derechos de los niños que producen unos efectos negativos en el plano emocional o mejor dicho en todos los planos, porque se ve afectado el plano familiar y social e igualmente ocurre con lo que ellos llaman la mal llamada vinculación voluntaria, en la que implícitamente se da por sentado que el niño ha tenido alternativas para tomar esta decisión de vincularse al grupo armado.
    Por eso mientras no hayan alternativas como la educación, la capacitación para el trabajo digno y bien remunerado para los adolescentes mayores de catorce años, espacios para el adecuado aprovechamiento del tiempo libre, el ejercicio de la participación y construcción de la ciudadanía, entre otras, que no están presentes en la mayoría de las zonas rurales del país donde predomina el trabajo mal remunerado como única alternativa, en condiciones irregulares o ilícitas, como el caso de los raspa-chines. La vinculación “voluntaria” de niños y adolescentes se constituye en su única opción. Si nos ponemos a profundizar en las motivaciones para que estos niños y adolescentes se vinculen a los grupos armados voluntariamente, la situación se hace más triste si tenemos en cuenta que la causa política es un motivo para su ingreso, pero hay otros que manifiestan su atracción por las armas y el uniforme y, en general, por los medios que utilizan dichos grupos para lograr sus fines. De igual manera uno podría pensar que las armas y el uniforme conceden, al adolescente y al niño, atributos que, por su etapa del desarrollo, están ávidos de obtener reconocimiento, poder, sentido de pertenencia, originalidad y por último, estatus que lo promueven a la condición de adulto.

    Dichos atributos se constituyen en alternativa de solución a situaciones individuales como el maltrato, el enamoramiento, el aburrimiento o a situaciones relacionadas con la misma guerra, como la venganza, la protección a su familia y/o dificultades con el mismo bando contrario, frente a los cuales los mecanismos legales de solución al conflicto simplemente no operan u operan inadecuadamente, hombre Ferney. En ellas es más evidente que el ingreso “voluntario”, está determinado por la falta de alternativas y antecedido por la vulneración de sus derechos.
    Todo esto es muy grave por el hecho de que en Colombia, especialmente en las zonas rurales, las familias no están en condiciones, ni tienen las más mínimas garantías para defender los derechos de sus niños, como son la educación, la salud y la recreación, que faciliten su desarrollo armónico e integral. Por el contrario, los niveles de pobreza, desempleo, desigualdad e injusticia social aumentan, lo que permite y facilita que la vida en los grupos al margen de la ley ustedes lo vean como un proyecto de vida que va acorde conla dinámica local.
    Finalmente, la supuesta “voluntariedad” de la vinculación al grupo armado desaparece al no poder salirse cuando ustedes los menores de edad deseen. Si los adolescentes son descubiertos en planes de fuga se les impone sanciones dentro del grupo, en el caso de ser atrapados en plena fuga.
    – Como le parece dotor que a mi me tocó ejecutar a dos muchachos de trece años que se iban a volar de las filas y entonces el trompa (patrón) me dio la orden pa’ que les diera materile (muerte). – Permíteme continuar por favor y luego me cuentas. Así que existe un
    sentimiento de inseguridad de los mismos niños y niñas una vez se evaden del grupo, ante las represalias de que puedan ser víctimas.
    Vea dotor como le venía contando yo hice varias veces lo que usté me esta cantando con compañeros que se querían volar. La otra vez dos pelaos intentaron abrisen de las filas, y los cogimos en plena ación y los llevamos adonde el comandante del escuadrón y el hombrecito de buena gente les dio otra oportunidad. Claro que los amarramos 20 días a un palo y les dábamos una sola comida al día y agua, luego de la sanción los castigamos y los pusimos a que hicieran trincheras a punta de pico y pala, y a que construyeran varias hornillas y por último que se aprendieran el reglamento. A muchos pelaos que pertenecen a la organización se les obliga a hacer cosas muy verracas.
    – ¿Cuáles por ejemplo, Ferney?
    – Caminar varios días estando enfermos, matar, abrir huecos pa’ enterrar víctimas que matábamos de tres pepasos, (tiros de rebolver) luego los poníamos a que les sacaran las tripas pa’ que no se hincharan y les tiraran tierra encima pa’ tapalos. Otra de las cosas que obligan a hacer a los niños es cumplir todas las órdenes y si uno no las cumplía lo
    fusilaban.
    – ¿Que otras actividades les toca desarrollar a los adolescentes dentro del grupo?
    – Pues vea dotor, le voy a decir cuáles eran las principales:
    La capacitación para la guerra, que es el entrenamiento militar, el mantenimiento de todos los campamentos, ranchar además de varios oficios, y hacer misiones especiales, como hacer inteligencia, porque uno como adolescente se podía infiltrar muy fácil en cualquier parte. Las tareas que le recomiendan a uno tienen que ver con el desempeño, la confianza y las habilidades que tenga el muchacho dotor. Esa vida allá es muy verraca. Ferney, ¿la vida para ti ha sido muy difícil?
    – Dotor, la historia de mi vida es muy dolorosa. Como le parece que a mí en el monte cuando estaba metido en esos grupos al margen de la ley, con varios compañeros nos tocó comer hasta carne humana cuando se acababa la carne en el campamento, y tomábamos sangre de las mismas víctimas que ajusticiábamos nosotros mismos. Le voy a contar la historia de mi vida para que me entienda por qué fui a parar a los grupos armados al margen de la ley.
    – Pero Ferney, tu actitud no es justificada, porque hay mucha gente en este país que es de muy escasos recursos económicos y han salido solos adelante en la vida.
    – ¡Escuche mi historia dotor!
    Yo vivía en el barrio Carambola en Santo Domingo Savio que queda en la comuna nororiental de Medellín, y como usted sabe, en ese barrio sólo hay necesidades y pobreza por todas partes y las oportunidades de trabajo y de estudio son muy pocas. Allí yo vivía con mi mamá y mi hermana Teresa. Mi mamá trabajaba lavando ropa y vendiendo flores en un puestecito que tenía a la entrada del cementerio San Pedro. Yo estaba muy chiquito y sólo tenía siete añitos y cursaba primero de primaria; mi hermana era mayor que yo un año, ella estaba también en primero de primaria en la misma escuela que yo estudiaba. Mi mamá los fines de semana nos llevaba al cementerio a los dos para que le ayudáramos a vender flores. Mi cucha(madre) era muy joven, ella tenía veinticuatro años, es que la cucha se fue a vivir de diecisiete años, dotor, con mi papá, si es que se puede llamar papá a alguien que lo abandona a uno tan chiquito, y cuando ella se fue a vivir con el cucho ya estaba embarazada, esperando a mi hermanita Teresa. Yo me arrecuerdo que la cuchita era muy bonita y atractiva. Muchas veces mi mamá nos decía a mi hermana y a mí que la vida sí era muy graciosa, y nosotros le preguntábamos que ella por qué nos decía eso, y nos respondía que si no fuera por los muertos nos estuviéramos muriendo de hambre y que no sólo éramos nosotros los únicos que vivíamos de los muertos sino que también había mucha gente que se buscaba el sustento a costillas de ellos, pero así es la vida; terminaba siempre diciéndonos que unos mueren para que otros vivan; palabras que a mí nunca se me van a olvidar, porque se me quedaron grabadas en la mente.
    Mi papá, dotor, nos abandonó cuando yo tenía cinco años y Teresa seis; lo que más rabia me da es que mi papá nos abandonó por una mujer que se llamaba Estrella y la había conocido en un bar de mala muerte, nos contaba la cucha llorando, y como que esa vieja lo cogió y lo envolvió a punta de mentiras y un día el decidió dejarnos solos. Un año después
    de que él nos abandonara, mi cucha llegó a la casa diciendo que al cucho ese lo había matado la tal moza, porque lo encontró en la casa haciendo el amor con otra vieja y ahí mismo en la cama los dejó tiesos a los dos y los volvió mierda a punta de puñaladas y los mandó a vivir al barrio de los callados. Ella después de cometer el doble crimen se desapareció y como a los dos años la policía le echó el guante; la encanaron y fue condenada a varios años de prisión. Creo que todavía está guardada en la cárcel del Buen Pastor. Esa sí no fue boba como mi mamá; él se la hizo y lo puso a viajar con moza incluida y todo.
    – Cuándo tu papá los abandonó a ustedes, ¿qué hicieron para seguir
    adelante?
    – Pues dotor, mi mamá siguió trabajando muy duro pa’ danos el estudio a mí y a mi hermana y fue mucho el hambre que tuvimos que aguantar porque con lo que se ganaba la cucha a veces no alcanzaba pa’ nada. Yo me arrecuerdo que en muchas ocasiones Teresa y yo nos teníamos que ir pa’ la escuela sin tomar tragos porque no amanecía nada de comer en la casa y yo lo que hacía era que le robaba a los compañeros el mecato, o si llevaban desayuno o media mañana me los trasteaba porque yo no me podía dejar morir de hambre. Después de que el cucho nos abandonó, la vida siguió normalmente, pero con muchas necesidades hasta que apareció en la vida de mi mamá un mancito que ella había conocido en la salida del cementerio cuando él le llevaba flores a un hijo que tenía enterrado allá y lo habían matado hacía cinco meses por ladrón y gatillero;(sicario) yo me arrecuerdo que ese señor, Manuel, se acercaba al puesto que tenía la cucha pa’ cómprale flores pa’ ponele a la tumba de su adorable hijito. Un día cualquiera, Manuel le dijo a mi mamá que si podía charlar con ella un rato, que se sentía solo y muy triste y que ella le había parecido muy formal y atenta. A mi mamá como que tampoco le fue indiferente ese fulano y a partir de ese momento Manuel iba con más frecuencia al cementerio a visitar a su hijo y por ahí derecho aprovechaba y visitaba a la cucha; a veces llegaba borracho, otras en sano juicio y así por el estilo, a mi vieja le comenzó a interesar mucho este señor y ya se veían con más frecuencia, ya no era solo en el cementerio sino también fuera de él y ella no nos quiso decir a mi hermana y a mí que estaba enamorada de Manuel porque ella pensaba que nosotros éramos muy chiquitos pa’ que supiéramos sus amoríos, que ella tenía en secreto con él. Los días pasaban y aunque yo era muy chiquito me daba cuenta que mi mamá se apegaba más y más a este señor y la cucha comenzó a trabajar menos en el puesto que teníamos en el cementerio, y lavaba menos ropa que de costumbre porque se la pasaba bebiendo con su amigo. A pesar de los poquitos años que teníamos comenzamos a ver todos los cambios que la cucha había tenido. Cierto día, dotor, nosotros quisimos hablar con mi mamá y le preguntamos que por qué ya no íbamos casi al cementerio como antes y que por qué ella nos dejaba tantas veces solos por la noche y la única respuesta que encontramos fue una paliza que nos dio y mientras nos pegaba gritaba que ella estaba cansada de nosotros y que no quería volver a vernos. Esto pasaba repetidamente, hasta que llegó el día que no aguantamos más y se desintegró el hogar que teníamos y cada uno se abrió por su lado. Yo cogí por mi camino y me salí de la escuela donde estudiaba. Teresa también se salió y la cucha se abrió del parche con su novio, y como él también estaba solo en la vida, entonces se fueron a vivir juntos.
    – ¿Tu hermana y tú para donde se fueron?
    – Yo me fui vivir al centro de la ciudad unos días con mi hermana y nos pusimos a vender confites y flores en los semáforos.
    – ¿Con qué dinero pagaban el arriendo? – Yo le robé a mi mamá una plata que ella tenía escondida y con eso pagamos el primer mes en una residencia de mala muerte, después, con
    lo que nos ganábamos vendiendo confites y flores en los semáforos y restaurantes. Yo tenía unos once años y Teresa doce. De pronto, mi hermana y yo nos fuimos perdiendo poco a poco y cada día nos alejábamos más el uno del otro y de repente no volví a saber nada de
    ella ni ella de mí porque fuimos cayendo en el mundo de las drogas y el alcohol. Teresa conoció a un señor de nombre Jorge y se la llevó a vivir con él cuando tenía como trece años. Ella era una niña muy hermosa y este mancito la cogió, le compró ropa nueva, la puso a vivir como una princesa en su casa y le prometió que le iba a ayudar a salir adelante. Mi hermana ya no tenía esa figura de desechable de antes, me comentaba ella. Un día llegó Jorge a la casa donde vivían juntos y le dijo: “Teresa le tengo una buena noticia, mañana nos vamos a vivir a Puerto Triunfo. Yo tengo varios negocios allá y quiero que usted comience a trabajar esta misma semana en alguno de mis negocios”. Teresa, muy contenta, le contestó que no tenía problemas de irse a vivir a Puerto Triunfo, que ella hacía lo que él le dijera, pues estaba encantada con su príncipe azul que parecía haber salido de un cuento de hadas. Es que ella, al verse tan desprotegida y sin familia, hacía loque él le dijera. Después de una semana de haber llegado a Puerto Triunfo, Jorge puso a trabajar a Teresa como puta en un burdel de su propiedad, pues como ella era tan bella y joven eso representaba para
    – ¿Ferney, y tú a qué te dedicaste?
    Carlos Mario Alvarez Velez
    Persona autodidacta en el mundo de las letras, el espectàculo, el cine y la televisiòn, ademàs de ser una persona creativa e inquieto por la literatura, un gran amante del surealismo y la novela negra, jugando con la realidad desdes la lectura.

  2. Este libro es muy interesante porque trata un tema que el gobierno colombiano ignora e igualmente otros gobiernos del mundo y son el avandono de los jovenes y adolecentes en todo el mundo que van a parar a al narcotrafico,el paramilitarismo y los grupos al margen de la ley.

    PAOLINA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Globbos tiene las siguientes Políticas de Privacidad y pertenece a la red Blogurbania Blogs. Validado para XHTML 1.0 Transitional | CSS 3